¿Qué pienso?

¿Qué pienso? Pienso que hace 45 años se estaba desarrollando el operativo de secuestros más feroz que se llevó a cabo en la Patagonia Norte durante la última dictadura. Un operativo organizado y ejecutado para aniquilar el accionar del PRT-ERP de la región, y a todo aquello que lo rodeara.

Una razzia salvaje que comenzó el 9 de junio en Neuquén y alrededores, para terminar en la madrugada del martes 15 en Cutral Có con un saldo de más de 20 jóvenes secuestrados/as, varios de ellos/as aún desaparecidos/as.

¿Qué pienso? Que hace 45 años sucedió ese operativo, del cual aún hay víctimas sobrevivientes que no han podido ver su caso juzgado en las causas por delitos de lesa humanidad. Entre ellos/as, las valientes Dorita Seguel y Nora Rivera, y el inclaudicable Eduardo París.

¿Qué pienso? Pienso que la justicia que llega tarde no es justicia. Eso pienso. Eso. Y trago saliva.

Pienso que hace 18 años, justo un 18 también, como esta madrugada insomne, Sergio Ávalos quizá se divertía. Con sus amigos, con sus amigas, pienso.

Pienso que fue la última vez que lo hizo, y me duele pensarlo. Pienso que hace 18 años Sergio era forzado a desaparecer, en plena democracia.

Y pienso que no es cierto que el Estado estuvo ausente, como se dice por ahí.

Pienso que, como en aquel operativo de junio de hace 45 años, el Estado también estuvo presente en estos 18 sin Sergio.

Desapareciéndolo. Negándolo. Silenciando su búsqueda que aún hoy continúa por la fuerza de sus familiares, amigos/as y militantes de su causa.

Un Estado que se hace presente con su desidia, tanto como con su represión.

¿Qué pienso? Pienso que la justicia que no llega no existe. Eso pienso.

Eso. Y trago saliva.

Una vez más.

escrito por Pablo Scatizza

(escrito originalmente hace un par de años)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.