¿“MINORIAS ETNICAS”, MULTICULTURALIDAD” O “NACIONES ORIGINARIAS”?

La cultura oficial, hoy potenciada, busca a través de falsos ejes de debate, confundir y crear dogmas o verdades sagradas a través de imponer conceptos o terminologías que son modernas formas de colonización ideológica para nosotros. Para ayudar al debate, compartimos nuestro enfoque sobre algunos de esos falsos conceptos en que nosquieren encuadrar al pueblo mapuce.

Uno de los conceptos más usados cuando se quieren hablar de la diversidad cultural que contiene argentina, es el de MULTICULTURALIDAD. Y allí pretenden incluir a los pueblos originarios junto a los inmigrantes, los grupos etáreos, las minorías sexuales, la comunidad gitana, la diversidad religiosa, etc. Eso responde a una doctrina moderna que busca promover la tolerancia, el respeto y la convivencia entre culturas diferentes. Considera que una cultura no es superior a la otra y que esa diversidad enriquece la sociedad y que las diferencias de las prácticas y tradiciones se debe aceptar como signo de convivencia pacífica y tolerancia.

Otro de los conceptos es el de MINORIAS ETNICAS, o minorías lingüísticas o minorías religiosas. Allí debemos precisar que esto es verdad. En argentina existen minorías étnicas o lingüísticas, como son las colectividades españolas, italianas, sirias/libaneses y otras. Ellos si son minorías étnicas, porque no ocupan sus territorios ancestrales y han llegado a este extremo del mundo en calidad de inmigrantes, muchos de ellos acogidos por los propias mapuce, tal cual lo reconoce un propio integrante de la emblemática familia Sapag de Neuquén, que en su libro “Del Líbano a la Patagonia”. Alli menciona que el primer Sapag (Canaan), llegó en condiciones paupérrimas a estas tierras y quienes lo cobijaron fueron la familia Namuncura en la zona de la Rinconada y San Ignacio. Para ser minoría étnica, solo basta tener conciencia de un pasado común, estar unidos por una lengua o religión o no perder su sentimiento de colectividad.

Ahora, la condición o status o rango nuestro como Pueblo Nación Originario aquí en la región del Wajmapu, no tiene comparación ni puede ser encuadrado en ninguno de estos conceptos mencionados. Intentar reducirlo a minoría étnica o encuadrarlo en el la diversidad de la multiculturalidad, solo obedecen a una visión o enfoque interesado que pretende invisibilizar o reeditar el intento de hacer desaparecer todo rastro de mapuce (y de derechos) en este territorio ancestral, objetivo del cual fracasaron 120 años atrás. Para eso se valieron ayer de las mismas ciencias sociales que con determinada intencionalidad, manipularon los conceptos y hechos históricos. También contribuyeron para esta “confusión”, las iglesias, los partidos políticos empresariales, los medios de comunicación masivo, todos serviles al poder concentrado y racista.

Dicen los diccionarios wigka. Que es una NACION? Y se responde: Conjunto de personas de un mismo origen étnico que tienen vínculos históricos, tradicionales y culturales comunes, tienen conciencia de pertenecer a un mismo grupo diferenciado, generalmente hablan el mismo idioma y comparten un territorio.

Alli reside nuestra diferencia con cualquier otra clasificación o categoría. Nuestra condición, status o rango lo afirmamos parado en nuestro propio TERRITORIO. No hemos invadido ningún territorio ajeno, no hemos expandido nuestra condición cultural a costa de nadie, y nuestro origen familiar o comunitario no lo explicamos parados en otro continente, sino en este preciso lugar en que estamos parados.

Todos los intento por contrarestar esta verdad histórica, intentando imponer una supuesta “chilenidad o araucanización” en esta región de Puelmapu o un supuesto origen desde “las pampas argentinas” que se enseña en Gulumapu, han fracasado porque no hay (hoy) profesional o academia seria, desde las ciencias sociales, que se anime a sostener estas farsas. Menos aun el mito o fantasía de “exterminio tehuelche a manos de los mapuche”. La derecha nacionalista estatal, que luego por intereses históricos replican algunos niveles de la intelectualidad racista, no ha logrado imponer estas mentiras, a pesar de su enorme poder mediático y cultural.

La sociedad mapuche, aun en estado importante de sometimiento y colonización cultural, se va sacudiendo ese dominio, y desde la década del V Centenario libramos esta batalla cultural. Es importante saber que en el concierto de los Estados, como son ONU u OEA ya se asume plenamente la condición de naciones preexistente de los Pueblos Originarios y el derecho que nos corresponde como tal, a ejercer el derecho a la LIBREDETERMINACIÓN. No solo en el sentido teórico político e histórico, sino en el sentido práctico, organizativo, ideológico político y cultural. Esa lucha ha tenido una notable evolución. No solo en Neuquén, a través del trabajo de la Confederación Mapuche y sus organizaciones zonales, sino en cada región del WAJMAPU (Puelmapu/Gulumapu). Son ahora los Estados argentino y chileno quienes deberán atreverse a evolucionar hacia un Estado PLURINACIONAL

fuente: Confederación Mapuche de Neuquén (18 de mayo de 2016)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.