25 de Mayo Para Principiantes.

Los propietarios de La Poronguita, conscientes de los gravisímos problemas que asolan a la educación primaria y media, entendemos que no todo el problema se reduce a la cuestión presupuestaria o de capacitación docente. Está también la brutalidad de los señores Diputados, la crónica estupidez de los Secretarios de Estados …Pero, buena parte de las causas de esta crisis educativa, a nuestro pre-juicio, anida en la falta de textos que permitan a los alumnos una comprensión llena y llana, plena y plana. Con horror hoy presenciamos la indiferencia de los jóvenes hacia los valores patrios, prefiriendo a cambio hábitos espurios, como la droga, el sexo y el trabajo. Es por eso que nos es grato acercar a los señores maestros y maestras el siguiente material, especialmente preparado por nuestros especialistas, para que sirva de lectura obligatoria al momento de abordar conocimientos referidos al 25 de mayo de 1810. Ya hemos dejado de lado la amenaza de la aplicación de la ley Federal en Neuquén, hecho del que nos congratulamos, habida cuenta de nuestros esfuerzos para que el amigo-gobernador recapacite, entre en razón y perciba el terrible daño que implica dicha ley para las masas populares a quienes ama y representa. Este es un sendero luminoso que ofrecemos a la clase política, para que nos vea y nos tome como modelo de conducta, para que al fin se convenza que la lucha intestina sólo produce flatulencia y la pelea entre hermanos, padres preocupados. Como hemos dicho siempre, la violencia solo genera violencia, el ajo mal aliento; hablando se entiende la gente, y con señas los sordomudos. Con ustedes, el saber. Hasta la vuelta de Obligado. (La Poronguita, agosto-setiembre 2000)

La Gilada Quiere Saber De Qué Se Trata.

I

-Che loco, mañana hay joda patria ¿vasas tar?

– No sé, loco, me pone de la nuca esta historia, me reembolo, no sé de qué hablan,vos,¿junás?

– Algo….que se yo. Mirá onda que el chabón que era rey en España, Fernando Siete, cayó en cana. Medio que Napoleón le hizo cualquiera y el otro quedó encanutado. Entonces los chabones que vivían en Buenos Aires cuando se enteraron, empezaron a agretear: «eh, chabón, esto es cualquiera. El otro loco se colgó allá en Madrid y nosotros como pelotudos siguiendo lo que dice desde la cana. Na’ que ver». Y onda que los kias entraron a bardear, mover la monada para el cabildo y así. La historia fue que medio que se armaron reuniones para ver qué onda, porque si el otro loco seguía sopre en España ni ahí de seguir siendo colonia, pagando alquiler, pero claro, nadie se animaba a batirle la posta a Cisneros.

– Ese Cisneros, ¿era el buchón del rey?

– Si, no sé, medio que así le decían al chabón. Cisneros onda que ni ahí con que los otros locos agitaran libertad o cualquier historia así. O sea, bardo. Era así como la Cielito Crestía que todo la gilada le pide la renuncia, loco, y ella que se hace la otaria, no quiere largar el hueso. Más porfiada que perra abotonada, la loca.

– Bueno, ¿y…?

-Los grones se colgaron con que había pintado independencia, medio que se comieron que era la revolución francesa. Eran chabones así que leían, leían Rusó, Volter, Decartes, que eran unos tipos que onda que escribieron unos libros que eran como rebeldes. Pero el 25 de mayo de 1810, onda que la monada se agitó y movieron medio como para Plaza de Mayo. Pintó manifestación. Entonces los locos, Moreno, Saavedra, Paso y todos esos que eran onda Moyano, se hicieron cargo, bardearon a Cisneros y lo echaron. «Cisneros, no existís. Habilitá el puerto libre, viejita. Suspendé la aduana, chabón».

II

-Todo mal loco ¿Y le mandaron la yuta?

– Entonces ahí es como que dijeron «bueno, vamos a organizarnos» y los locos armaron a una banda de chabones. Junta se llamaba la banda. Igual por más que los libros de historia digan «eh, loco, acá empezó la patria», ni ahí, porque lo que los chabones querían no era libertad a full, así a cualquier precio. Lo que les cabía era hacerse un billete con los ingleses, que medio que eran capos de la historia del comercio. Además eran todos de allá, viste esos porteños conchetos, sí de ahí de donde son los Redondos, porque la cosa es que los locos se la re-creyeron de que ellos tenían así como todo el poder, como toda la onda para mandar y el resto de la gilada, que era de otro lado, se recalentó porque nadie le había dado ni ahí de pista para que se la creyeran. Y bueno, chau, se armó. Los del Cabildo del 25 se realucinaron y se mandaron con los chumbos al interior y los otros locos cuando los vieron venir, cazaron la onda del rey y se pudrió todo. «Volvé Fernado Siete, te perdonamos», agitaban. Pero mientras se bardeaba acá, allá en España el rey había conseguido excarcelación, con libertad condicional, y así como que volvía a mandar ¿no?, y bueno salió y no se bancó esta historia de que los de acá se hicieran los winners y chau…les mandó una banda pulenta pulenta, más de 10.000 gendarmes, con carro hidrante, perro carroñeros, que se nos venían al puerto. Traían gases, creo, de porotos. Nos iban a hacer mierda, pero a último momento…

– Que pasó…, intercedió el obispo Radrizzani…

III

-No, no se boludo, los locos se fueron para más allá, sí como por el norte, por Venezuela creo, donde estaba el man ese de Chávez Bucharán o Bolívar, sí ese que después anduvo con San Martín y Ojiguin así como haciendo la independencia en Perú, Chile, Colombia, bueno todo eso. Así que zafamos ahí de los gaitas, y bueno y cuando se dieron cuenta que nos iban a regarcar, los locos decidieron leer el Martin Fierro, y se ajuntaron todos para cortarle el rostro al Rey. ¿Viste que como que son dos los días de joda patria por lo de la Independencia?

– Sí, el 25 de Mayo y después la otra…

– La del 9 de julio. Pero esa es más tarde, en 1816, y yo nunca le di mucha bola; y un día una minita, que bueno, está ahí, ¿viste?, tranzamos y eso, pero nada todavía; bueno esa minita que es súper, lee y te sabe un toco y además los viejos laburan de maestros, creo, bueno me la tranzé a ella y a las amigas (que están re buenas también). Y yo no me la banqué y le pegunté a la mina de historia y bueno la loca se re copó conmigo y me contó todo esto y me dijo que leyera unos billiken que ella trajo y bueno chau, ahí me di cuenta que al principio, los del 25 de mayo no querían mucho cortar con los gaitas y estuvieron como cinco años dándose el palo entre ellos. Después cuando el Rey dejó de estar en cana y se alucinó con meter más mano dura acá, onda Rico y Rucauf y Sobich, los locos del 9 de julio se juntaron en Tucumán, parece que en lo de Bussi, para que los de Buenos Aires no se la volvieran a creer de que eran los capos de todo, y bueno ahí sí declararon la cosa de la Independencia y listo, ya está.

IV

– Pero cual es, loco, tanto agite, tanto agite, pero la cosa no cambió nada. Los que estaban cagados con los gallegos, seguían cagados con los criollos, sin un sope, laburándose todo y…

– ¡No boludo, no digas eso, que encima te meten en cana. Antes no había libertad, y después ya había libertad, y eso era más importante que tener laburo, qué te pasa, loco, vos no sabes valorar la libertá. La Libertá es lo más, loco. Sigo, a los negros y los indios, pero los de verdad te digo, no los del otro quinto, los siguieron re garcando; al principio si le dijeron que todo iba bien, loco, «si, vengan, vengan con nosotros, que le vamos a dar libertad y todo eso..» pero después los que mandaban, se hicieron bien los pelotudos y no hicieron nada, hasta algunos los hicieron boleta por reclamar. Si loco, tené razón, bastante turros los del cabildo. Pero bueno, no sé bien, me parece que por esto de los negros y de los pobres, la mano vino mal después, de eso mucho no sé. Che, loco ¿tenés un faso? Me hablé todo loco, parezco mi viejo, que bajón….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.