Un mensaje tranquilizador desde el Sur

Autor: Seba Alegre
Ante la preocupación por parte

Noe Gaillardou https://www.facebook.com/noe.gaillardou

Noe Gaillardou
https://www.facebook.com/noe.gaillardou

de nuestros compatriotas que viven arriba del Río Colorado quiero transmitir un poco de tranquilidad y decir que no hay en el sur grupos “terroristas”. Vivo en una tierra -eso sí- signada por una rebeldía hermosa que es muy activa a la hora de pelear por sus derechos. Pero no hay “terroristas”. No hemos visto por aquí gente encapuchada, no hemos visto flamear banderas de la ETA; no hay en la región células activas de Al Qaeda ni de ISIS. Hoy estamos viviendo casi de la misma manera que el resto de los argentinos: mal y agobiados. Ojo: que no haya terroristas no implica que no haya violencia. Se nos ha querido -varias veces- imponer esa vocación silenciadora que tiene el terror, pero por parte del estado y sus fuerzas represivas. Solemos no tener más remedio que apretar los dientes ante la injusticia y murmurar nuestras puteadas entre dientes.

Les cuento, si quieren saber qué cosa es el terror. Terror es ver -como les pasó a nuestros hermanos de Comodoro Rivadavia- que el barro se lleva puestas las casas y las cosas, las pocas cosas en muchos casos (le pido perdón por la cacofonía de esta última parte, cacofonía que me acerca bastante al terrorismo lingüístico). Al terror se suma la indignación de que el supermercado La Anónima, propiedad de la familia Braun cobre cincuenta pesos una botella de agua. (Si quiere saber acerca de la máxima expresión del terror en nuestras tierras, rastree las “aventuras exterminadoras” de esta familia, que puso miembros en el gabinete del presidente Macri, de la misma manera en que las moscas colocan sus gusanos en la carne podrida). Un acto así -disculpe lo apologista- merece casi de manera obligada una reacción popular airada. En esta tierra -la neuquina- conocimos el terror en el cuerpo de Teresa Rodríguez, tenemos en Sergio Ávalos a un desaparecido en democracia; tenemos en Carlos Fuentealba el terror que sentimos en esa mañana de abril. Tenemos a Sobisch libre de condena, caminando entre nosotros; tenemos a Poblete -el autor del disparo- saliendo de la cárcel cada vez que se le canta; tenemos responsables políticos libres de culpa y cargo: éso es el terror.
Jamás vimos pintadas de esa agrupación -RAM- en nuestras paredes. Si vemos camionetas DODGE RAM, que salen una punta de dólares, y una punta cada vez más grande de pesos, conducidas por petroleros millonarios, beneficiados por esa entrega a la multinacionl CHEVRON, de nuestros recursos naturales, en medio de una represión en la que un docente resultó herido de bala policial. Eso es terror. No hay una República Separatista Mapuche, porque el concepto República es europeo y moderno, no Mapuche. Y no se puede ser separatista de nada cuanto siempre te corrieron a los tiros de tu casa. Lo que sí hay es un pueblo que lucha por el derecho a ejercer su cultura ancestral, por adorar a sus divinidades ancestrales y su cultura tan rica y vasta como cualquier otra. No hay como dice la Ministra Bullrich “un grupo que quiere ser una república en medio del territorio argentino”. Hay un país cuya oligarquía ha afincado sus garras en medio del territorio Mapuche, o Tehuelche, o Qom, o Selkman, o Guaraní. Quédese tranquilo, quédese tranquila. O -ante la amenaza del “malón”- no se angustie mirando los canales de la oligarquía: ya nos oirá llegar por la General Paz, o por la Autovía Norte. Porque aquí no hay terrorismo y -cuando lo decidimos- sabemos ponerle el pecho al miedo.
Seba Alegre -Viento del Sur- agosto 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>