Martillando el bronce

Autor: Marcelo Lafón

12038833_1621872774757370_175903033272827900_o

Así veían nuestros abuelos/as  el 25 de mayo en las escuelas: “El día 25, a pesar de la lluvia y el frío, el pueblo se reunió en la Plaza Mayor, hoy de Mayo, para imponer al Cabildo su voluntad con su presencia”. Así presentaba los sucesos de mayo de 1810, Mariano Errotaberrea, en el libro Lecciones de historia nacional, del año 1910.

Ochenta y dos años más tarde, así veían nuestros hijos/as el 25 de mayo en las escuelas:”Los criollos entendieron que estando destronado el rey de España, el virrey había perdido su autoridad y que el pueblo, sede de la soberanía, podía darse su propio gobierno” del manual Estrada de 1992.

Y aunque en los últimos años hemos asistido a una profusión de nuevos y coloridos libros de texto y manuales, parece ser que en lo referido a la historia argentina en general, y a los sucesos de mayo de 1810 en particular, nada ha cambiado; así se desprende de la convocatoria realizada en el año 2005 por la Secretaria de Cultura de la Nación a alumnos/as de escuelas de todo el país para que opinaran sobre el 25 de mayo y cuyas respuestas pueden sintetizarse así: “La patria fue creada, armónicamente, sin conflictos sociales, gracias a los próceres, quienes fueron acompañados por el pueblo; por ello, tanto la patria como los próceres merecen nuestro homenaje”. Continuar leyendo