No nos subestimen.

DSCN0036_webMe gustaría compartir mi pensar y mi sentir e invitar a aquel que le interese, a reflexionar. Yo fui a Bubalcó. Fui porque sentía la obligación moral de conocer antes de criticar; fui porque por la manera en que me criaron mis padres, no tenía un recuerdo concreto de haber ido alguna vez a un circo con animales o a un zoológico. Bubalcó me inspiró tristeza, como me hubiera generado cualquier zoo al que hubiera ingresado. ¿Por qué somos tan necios? Me pregunté. ¿Quién nos dijo que teníamos el monopolio de la verdad respecto a “lo que es mejor para un animal”? El folleto de Bubalcó dice: “el zoo está concebido según el concepto de los centros de exposición de fauna más modernos del mundo, donde el visitante tiene la posibilidad de observación de las especies en su medio, interactuando permanentemente con ellas en un marco arquitectónico que constituye en sí mismo, una verdadera atracción”. Varias cosas al respecto. Bubalcó es un zoo, no es una reserva natural. ¿Esto qué quiere decir? Que 1) Bubalcó no cobra entrada para con ello alimentar a los animales, Bubalcó es un NEGOCIO de entretenimiento para las personas, es decir, que exhibe animales exóticos para la recreación y el divertimento del humano. 2) Que interactuén implica que el animal está allí para que lo podamos ver, a tan solo centímetros de él. Podemos hablarle, gritarle, que el animal está obligado a escucharnos, ya que para eso está allí, tampoco puede ir demasiado lejos. De estas dos aseveraciones, que son justamente los dos puntos que diferencian a un zoo de una reserva, se deduce que el animal es un OBJETO, que está allí en función de necesidades humanas. El fin del zoo no es la preservación de las especies, y esto no lo inventé yo. Si los dueños de los zoos tuvieran zoos por “amor a los animales”, ¿no querrían que estén en su hábitat natural? ¿No querrían que aquellos que nacieron en cautiverio y no pueden re insertarse en su hábitat (otra vez el ser humano dejando su impronta), estén en una reserva natural o santuario en la que no se les imponga la interacción con seres humanos, ni estuvieran confinados a una jaula? Será que no es rentable. No es negocio. Yo fui a Bubalcó, contra mis principios, pagué por ver animales en cautiverio. Yo pago, tú pagas, nosotros pagamos. No se quién les dijo y los convenció de que están mejor allí que en su hábitat natural, de donde absurdamente deben “ser preservados”. Preservados de nosotros mismos, los depredadores máximos. Siglos y siglos de naturalizar que los animales están sobre esta tierra para cumplir funciones de acuerdo a las necesidades del ser humano: alimentarnos, vestirnos, entretenernos, ser objeto de experimentación y testeo para nuestra seguridad.

Hoy lamentamos la muerte de Lara, jirafa que llegó a Bubalcó el día martes, nacida en cautiverio en el año 2013. Y el director del zoo llamó a esta muerte una “fatalidad”, un “accidente”. ¿Es realmente un accidente una muerte evitable? También lamentó que esto fuera utilizado como “excusa” para cuestionar al Zoo. ¿Realmente nos cree tan poco pensantes como para sostener que necesitamos una “excusa” o una muerte para posicionarnos en contra del cautiverio de animales, sea en el Zoo que sea? ¿Cuál es la “función educativa” de un lugar en el cual se pueden ver a los animales alienados, ajenos al contexto, con movimientos repetitivos que demuestran estrés por el cautiverio? Esos no son animales. Son prisioneros.

Yo quiero ver a los animales fuera de las jaulas, como vivieron por siglos antes de ser sometidos a nuestros caprichos antropocéntricos. No quiero ver la apatía, la tristeza, la resignación de los animales en cautiverio. Nunca más. Y quizás sea una loca, como nos caratuló una empleada de Bubalcó en una charla con un visitante/cliente el día de mi visita. Y si estar loca es preguntarse por qué y para qué, si estar loca es tener conciencia crítica y querer desnaturalizar que lo que nos han dicho y enseñado por años, puede no ser cierto…entonces me hago cargo, y los/as invito a todos/as a compartir esta locura.

Yo no lucho por Toti ni por Lara. Yo lucho por la libertad de todos los animales, el respeto de sus derechos, porque los amo, simple y llanamente, porque la naturaleza los ha hecho perfectos, perfección que, aunque nos duela, no nos la deben a nosotros, los animales humanos. Al final, a la larga, será justicia.

Integrante de VOZ ANIMAL, agrupación vegana activista del Alto Valle (DNI 32.986.629)

 

6 thoughts on “No nos subestimen.

  1. Ademas de ser un reclamo digno es algo que esta sucediendo en todo el Planeta, tomar mas conciencia del reciclaje, el calentamiento global, contaminaciones de aguas, deforestaciones, pero algo mas grave es el maltrato Animal, tenerlos como esclavos, por el capricho de unos pocos, en este caso ya se sabe bien quien es: Julio Rajneri, dueño tambien del diario Rio Negro, cree por eso que tiene razon.

  2. ADHIERO TOTALMENTE PORQUE LOS ANIMALES SON SAGRADOS…
    LA BARBARIE SOLO PUEDE SER COMETIDA POR LOS HOMBRES Y DEBERIAN PAGAR POR TODO ELLO.
    GRACIAS POR LA NOTA.

  3. Gracias!! admiro a la gente que pone en tan claras palabras, lo mismo que pienso…. me comprometo a imprimirlo y colocarlo en la sala de maestros, tal vez mis compañeras lo piensen mejor antes de organizar con sus alumnos, una salida «didáctica» y «recreativa» a triste lugar.

  4. Impecable , lo comparto y lamento tanto estos horrores que se cometen solamente para lucrar o no sé con que otros fines , pero todo tiene una vuelta en esta vida ….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.