“Maestro Luis Alberto Spinetta”

Fue la primera calle que llevó el nombre del Flaco, bautizada por un grupo de amigos en honor a la pasión por su música. Estaba en el oeste neuquino y
había cumplido 10 años. Como había sido creada sin ninguna autorización, hace poco sacaron el cartel. Hoy la foto de la calle Spinetta inunda las redes sociales y gira el mundo.   
De todos los que éramos aquella noche, soy quizás, la que más lejos hoy mira este vuelo. Escribo desde Roma, donde vivo y entre la nieve, la fiesta del 23 de septiembre del 2002 se abre paso al presente. Muchos recuerdos se borran en una vida ultramar, muchos, jamas éste. Aquella noche, hace diez años atrás, en una fiesta de amigos donde bailamos al ritmo de la poesía y la intensidad del Flaco, bautizamos una calle en el oeste neuquino “Maestro Luis Alberto Spinetta”.
Era una calle sin nombre en la esquina de la casa en la que vivía mi amiga Victoria Cocconi enla Avenidadel Trabajador en el barrio Melipal. Vicky formaba parte de un grupo de poesía y con ellos surgió la idea. De ahí en más, un amigo diseñador hizo el plotter idéntico a las letras de los carteles en Neuquén y  una vez listo, se organizó la fiesta para dar luz a este sueño.
La fiesta. Esa noche, éramos unos 50 amigos, estábamos tan contentos que parecíamos tantos y más. Con cada uno entrelazábamos sonrisas, alegría poderosa y danzábamos a Luis Alberto. Ya despiértate nena! Las horas se mecían en las nubes. Alrededor de las 3 de la mañana, bailando a la luz nocturna de su música, en medio de una lluvia de alba de primavera y con escalera al cielo, pegamos las letras de su nombre en el cartel. Así nació la calle “Maestro Luis Alberto Spinetta” entre aplausos, lágrimas, gotas, abrazos y tanta felicidad de esas inolvidables.
La calle, que hacía esquina con Avenida del Trabajador en Neuquén, fue un homenaje al Flaco y a todos los artistas. Llovía, cuanto llovía, que importaba. Llovía de alegría. Y la fiesta de corazones spinettianos siguió en la calle esa noche. Siguió para siempre.
Fué polémica por mucho tiempo en el barrio, por el mágico arribo del cartel, hasta que finalmente, hace poco, desapareció. Quién si, quién no, del modo que sea, por 10 años la calle “Maestro Luis Alberto Spinetta” existió. Tantos pudimos transitar al Maestro, con emoción. Fue la primera calle enla  Argentinaque llevó su nombre. Al Flaco se le mandaron las fotos y un artículo sobre su calle, pero no hubo respuesta. No hacía falta.Que mas da, fue solo un gesto público de amor. Devolverle parte de ese mismo amor universal que nos entraba por las venas en cada una de sus canciones.
Es verdad, para abrir nuevos caminos en la vida, se requiere una dosis de coraje y de pasión. Para abrir nuevas calles también. Para Victoria, lo que hoy vale es “rescatar la importancia que tienen los artistas de todos los tiempos en generar belleza y conciencia a través de su arte.”
La belleza y la conciencia de la locura que todos tenemos que sentir al menos una vez en la vida. La belleza y la conciencia de la locura que saben transmitir los artistas, como Luis, que abren calles y las llenan de poesía. Los momentos inolvidables cruzan mares, tiempo, son indestructibles.- No podría terminar nunca este relato, porque es infinito. Como dice Javier Malosetti “toda la vida tiene música hoy, Luis Eterno Spinetta”.
Ya no es una calle, es un mundo, es vida para siempre.

1 thought on ““Maestro Luis Alberto Spinetta”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.