Las 8 mil verdades de Gómez Centurión

Autor: Seba Alegre

textodeseba-1003

La noticia de apenas unos días atrás: otro funcionario de la Era Macri busca “relativizar” el número de detenidos – desaparecidos durante la última dictadura cívico militar. (El adjetivo “última” es cada vez más insuficiente. Pronto habremos de usar el adjetivo “anterior”). Esta vez no fue un nene bien, pretencioso y engrupido, como Darío Lo Pérfido (así debería escribirse ese apellido). Fue Gómez Centurión: Director de Aduanas, “héroe” de Malvinas -esas mismas Malvinas cuya soberanía el Presidente no comprende- y líder o subordinado en el Levantamiento Carapintada. Apelando a la retórica impecable de los chistes de mal gusto que llevan la fórmula “ no es lo mismo dos metros de encaje negro…”, el funcionario de Cambiemos reflotó esa minimización torpe sostenida por genocidas: los desaparecidos no fueron treinta mil “no es lo mismo ocho mil verdades que veintidós mil mentiras”. Desde ya: condena a la estupidez criminal de Gómez Centurión . Desde ya, repudio a este gobierno infame que alberga criminales genocidas, encolumnados en un proyecto político económico casi igual que el de la anterior dictadura. Aún así, las declaraciones de Gómez Centurión no fueron lo único condenable y repudiable en la semana.

En un rincón de esta esta patria, en la Neuquén gobernada por Cambiemos desde mucho antes de que Cambiemos existiera, un ignoto concejal, quien dice ser el “referente” del PRO escribió en una red social “Gómez Centurión dio una opinión y le piden la renuncia. Basta de inquisidores del pensamiento único en Argentina”. Defender a un carapintada, validar una relativización de la masacre que el pueblo sufrió en manos de las Fuerzas Armadas, negar la existencia de prácticas como la censura, la persecución, la tortura y decir que los inquisidores están del lado de las víctimas…¿Cómo puede definirse esta postura de un empleado de Pechi Quiroga? Hay dos opciones. Ninguna es alentadora: o se es un idiota irresponsable y por tanto, debería renunciar al ejercicio de la función publica o bien es un cínico irresponsable, que se convierte en cómplice de una apología del genocidio y por tanto, debería renunciar a la función pública.
Si hay dos que son lo mismo -y hace rato que los muchachos del “son lo mismo” no hablan con la virulencia con que lo hacían hace un tiempo… deben estar ocupados con el plan para derrotar a Trump- , esos dos son el concejal Sánchez y Gómez Centurión. Entonces el título de este artículo no es casual: el lector de ese texto que llevaba por título “Las veinte verdades…” se habrá percatado. Tal vez Gómez Centurión este escribiendo sus “Ocho mil verdades”. Aunque no creo que pase de esta primera que lo cuenta a él y a sus defensores: “para un idiota, cínico e irresponsable no hay nada mejor que otro idiota, cínico e irresponsable”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>