José Luis Cabezas

Un brote en el desierto:

Se cumplen 19 años del asesinato de nuestro colega José Luis Cabezas. Ya pasamos la mayoría de edad, como mencionó en una oportunidad Gabriel Michi. Pensaba qué cosas nuevas se podrían decir luego de tantos años. Se me hace imposible no recordar aquel 25 de enero de 1997 en donde secuestraron, torturaron, dispararon dos balazos en la nuca y prendieron fuego, aún con vida, a nuestro compañero. Quizás sea un poco duro arrancar de esta manera, pero así fue como sucedió. No fue otra vida, fue ésta.

Podemos repetir una vez más qué fue el peor atentado contra la libertad de expresión en democracia. Podemos justificar y explicar esta afirmación sosteniendo sin duda alguna, que es una clara violación a los Derecho Humanos. No solamente hacia José Luis, sino hacia la sociedad toda, porque fue asesinado en el ejercicio de su profesión: Periodista. Y como en una mala película todos sus asesinos se encuentran en libertad, excepto por uno que volvió a prisión por otro hecho.

Parece mentira que a tantos años, todavía, haya idas y vueltas en la causa. Una causa que no se muere nunca y que no encuentra consuelo ni descanso en los familiares y amigos de José Luis. ¿Cómo se hace para vivir una vida vacía, sin el padre, sin el amigo, sin el esposo, sin el hijo, sin el hermano, sin el compañero? ¿Cómo se hace cuando se está consciente de que los asesinos continúan su vida junto a los suyos como si nada hubiese pasado? ¿Cómo se hace para vivir siempre con mil pasados y ningún futuro para la memoria? Porque en definitiva, lo único que nos queda, son los recuerdos.

¿Cómo se hace?

Ahí, donde todo está perdido, donde sólo hay desconsuelo, desolación y vacío, también hay esperanza. Porque la esperanza es lo que queda cuando ya no queda nada. La esperanza no es un deseo; es una certeza, es el motor de la gente, es un brote verde en el desierto.

La esperanza está hecha de futuro.

En el desierto no se ve nada. No se oye nada. Mientras tanto brilla algo en el silencio. Ese brote, ese pequeño árbol que crece en el desierto, representa la vida eterna. Un árbol nos dice: mi fuerza es la confianza. Y así era José Luis, “vida pura”, como me dijo en una charla su mujer Cristina. Y esa frase me quedó resonando. Por eso hoy, un 25 de enero, regalamos vida en donde hubo tanta muerte. Por eso hoy, regalamos esperanza y renovamos el compromiso de todos de cuidarla, de cuidar nuestro árbol. Porque para que florezca la esperanza y la memoria, primero tiene que haber un árbol.

Sembrá memoria, regalá vida, cuida tú árbol.

No se olviden de Cabezas. Los ojos hablan.

Lola Ripoll (socia 2228)

25 de enero-HOMENAJES

PINAMAR: 20 hs/ calle Bunge frente a la terminal de Pinamar. Se repartirán arbolitos a los asistentes al homenaje.

CAPITAL FEDERAL: 19hs/ Plaza Armenia. Armenia 1800, entre Costa Rica y Nicaragua. Se repartirán semillas de arboles a los asistentes.

LA RIOJA: 10.30hs/ Plaza Principal 25 de Mayo, frente a la catedral. Se repartirán semillas de arboles.

MENDOZA: 13hs/ Plaza Independencia

TUCUMAN: 19hs/ Casa Histórica (Congreso al 10). Muestra de fotos de reporteros. Se invitará a la gente a sumar su foto. (tema libre)

SALTA: Se repartirán plantines.

ROSARIO: 19:30hs/ Plaza Pringles.( Av. Cordoba y Paraguay )

CORDOBA: En la calle, frente a la municipalidad de Villa Carlos Paz. Se plantará un árbol.

LA PLATA: 12hs/ Plaza San Martin en el Monolito a Cabezas. Calle 6 y 51.

NEUQUEN: 10:30hs- el acto se realizará en plazoleta José Luis Cabezas. Diagonal Alvear y av. ARGENTINA.

También se suman a los actos en su homenaje las provincias de: Santa fe, Santiago del Estero, San Juan, San Luis y Salta, entre otras. Los organizadores se comprometieron a enviar mayor detalle de los actos, en cuanto contemos con dicha información se la haremos llegar.

12540903_928561900561660_4514734241462074059_n_web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.