¿Estamos hablando de una revolución?

Sin las necesidades cubiertas, más allá de este primer pago eventual, y con el correr de los días, los reclamos continuaron circulando por redes sociales, diarios de papel, digitales y noticieros. La problemática del sector seguía (sigue) estando allí, latente.

Lo que ahora se ponía a consideración de la opinión pública era que algunos de los subsidios otorgados eran mencionados por los canales oficiales de la provincia como ayudas provenientes de fondos propios, pero en realidad no provenían de fondos del Ministerio, sino de planes nacionales, como el Plan PODESTÁ (Preservación Operativa de Elencos, Salas y Teatristas Argentinos) del Instituto Nacional del Teatro, que otorga un “Subsidio de Preservación de Salas”, que hasta ahora ha liquidado en una primera fase a tres salas de Neuquén: Media de Luna, El Arrimadero Teatro y Espacio Teatral TeNeAs (Teatristas Neuquinos Asociados).

Así también, en un comunicado de la Asamblea de Teatristas de la Confluencia, y en diversos reportajes publicados a otrxs representantes de la cultura independiente de la provincia, se puso de relevancia que los aportes efectuados hasta ahora a lxs músicxs de Neuquén –también promocionados como propios en la web oficial del Ministerio- provienen de sendos planes del Instituto Nacional de la Música (programa “Unísono” en la TV pública y los videos de la “Campaña Solidaria En Casa”). Más adelante, en otros comunicados, se destaca que otros fondos auto promocionados como propios por la provincia, provienen del plan nacional “Campaña Cultura Argentina Quedate en Casa” del Ministerio de la Nación, por el que fueron distribuidos a cada provincia 15 cachet para la realización de 15 videos con diferentes formatos de presentación de acuerdo a la disciplina de cada artista.

De proyectos financiados con fondos provinciales, por ahora no hay mayores noticias.

Todavía se está viendo de terminar de seleccionar a 20 talleristas más para agregar a la antes mencionada cuarentena de capacitores culturales de diferentes disciplinas que puedan llegar a comenzar a dictar (no se sabe bien cuando) clases según normas sanitarias prontas a dictarse en un futuro que tampoco está estipulado en ningún protocolo de prevención, de entre todos los que ya se han elaborado para determinar el recomienzo de otras actividades. Esta información es oficial y surge de las declaraciones de funcionarios provinciales en las actas públicas de la penúltima asamblea del Consejo Provincial de Teatro.

Tampoco hay mayores avances o novedades en torno al “Programa de Videos” que la provincia ha prometido, siendo hasta el día de la fecha solo 9 las personas beneficiadas por este plan por el cual un artista realiza un video de su disciplina, cobra un cachet que va entre 8 mil y 12 mil pesos por única vez y, en un futuro –cuando se vuelva a la normalidad sanitaria-, debe contra prestar servicios para el Estado con una función especial para el Ministerio de las Culturas. Los montos ante dichos son fijos, discrecionalmente elegidos por el equipo del Ministerio que lleva a cabo el plan y no consultados con sus beneficiarios, por lo cual han generado una nueva disidencia: lxs artistas deben evaluar si este trabajo les rendirá en un futuro, cuando deban contraprestar, o si para ese entonces estos ocho mil pesos no serán un precio vil.

De todas maneras, muchas opciones no tienen: la cruda realidad es que muchxs de ellxs viven exclusivamente de su trabajo artístico y –en esa coyuntura- no dirán que no a ésta oferta, ni a ninguna que se les presente. Hay una delgada línea entre pisotear la dignidad de lxs ciudadanxs o no pisotearla cuando se ejerce un cargo público, eso no es ninguna novedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *