El trabajo docente en tiempos de pandemia.

Introducción

La irrupción de la pandemia ha traído consigo una reconfiguración de la vida de los sujetos en todos los niveles (privado, familiar, público, laboral). La repentina suspensión del encuentro social cara a cara ha interrumpido una cadena de intercambios, prácticas, espacios y rituales que completaba el sentido de muchas actividades de nuestra sociedad, en tanto que construía identidad y generaba pertenencia a un grupo, un trabajo, un lugar. En el ámbito de la docencia, a esa interrupción se suma la complejidad de tener que trasladar al mundo virtual un trabajo cuyo desarrollo está pensado prioritariamente desde y para la interacción presencial. No por nada en el imaginario colectivo y en la mayoría de quienes conforman la comunidad educativa (estudiantes y familias) la palabra “escuela” representa más a menudo un espacio físico que una institución. En las representaciones de amplios sectores  de la sociedad argentina, pero de manera más notable en las zonas rurales y en los barrios con poblaciones más excluidas, la escuela pública “congrega”, es educación, es refugio, es comedor, es fogón… está ligada fuertemente a la comunidad, es una presencia del estado que perdura mientras otras, tarde o temprano, desaparecen… es una presencia.

Desde el 20 de marzo del año en curso en el contexto de la pandemia de COVID 19 y a partir del ASPO y luego del DSPO el sistema educativo, en todos sus niveles, debió adaptarse a un contexto nunca antes visto y para el cual no está preparado. El tiempo y el espacio al que estamos habituados como trabajadorxs de la educación en una relación sistémica con la comunidad educativa en general y con los grupos de estudiantes en particular, sufrieron una transformación nunca antes pensada a partir de la cual debimos reinventarnos rápidamente para poder dar alguna respuesta. En este sentido, fueron lxs docentes de cada institución – y esto se debe resaltar- lxs que debieron afrontar, en la urgencia, la manera de vincularse con lxs estudiantes y llevar adelante propuestas de enseñanza aprendizaje frente a la inexistencia durante un prolongado tiempo, de un marco regulatorio y de lineamientos generales claros y precisos por parte de las autoridades educativas nacionales y del Consejo Provincial de Educación.

En el marco de estas experiencias institucionales y de las preocupaciones y los pensamientos individuales, al calor del desarrollo de los acontecimientos, surgió la idea de trabajar en conjunto para construir reflexiones sobre esta coyuntura histórica desde nuestro lugar de educadores y trabajadores intelectuales. Nos reunimos con otrxs compañerxs porque valoramos el trabajo, la discusión y la construcción colectiva de conocimientos. Al considerar que la educación y nuestra tarea docente poseen un carácter eminentemente político, nos pareció pertinente analizar de manera crítica y fundamentada aspectos centrales de nuestro oficio en este contexto disruptivo, asumiendo un posicionamiento político-pedagógico que tiene como eje y horizonte la defensa de la escuela pública y el derecho a la educación. Por estos motivos decidimos llevar adelante una indagación, que surge en el marco de la incertidumbre que vivimos como docentes en el proceso de implementación de prácticas de enseñanza virtuales “de emergencia” a causa de la pandemia que originó el Covid-19. Con el propósito específico de comprender cómo afecta la suspensión de la presencialidad y el traspaso al teletrabajo de la tarea docente, realizamos encuestas semiestructuradas a 98 maestrxs y profesores de los niveles inicial, primario, medio y superior, de instituciones educativas de Cutral-Có y Plaza Huincul. Posteriormente efectuamos un análisis cualitativo de los datos obtenidos a partir de tres Dimensiones interrelacionadas: i) accesibilidad y formación docente en la enseñanza virtual; ii) condiciones didácticas de las prácticas de enseñanza virtual y su vinculación con la dimensión institucional y del sistema educativo; iii) valoración del teletrabajo docente en condiciones de enseñanza virtual.

Seguidamente compartiremos los aspectos más relevantes de los datos obtenidos y las discusiones y conclusiones de dicha indagación. Antes de eso, nos gustaría enunciar tres notas importantes para este trabajo. En primer lugar, enfatizar la importancia de elaborar una investigación que toma como punto de partida la palabra de maestrxs, profesores, trabajadores de la educación. La construcción colaborativa y colectiva del conocimiento no es solamente una postulación teórica o un principio epistemológico, es también un posicionamiento político en la disputa por la producción y la circulación de los saberes científicos. En segundo lugar, destacar el valor de obtener datos y construir reflexiones en un lugar periférico (nuestras ciudades de Cutral-Có y Plaza Huincul) a los grandes conglomerados urbanos que concentran la administración política y también alojan los centros de formación e investigación más importantes del país. Finalmente, y más allá de todas las complejidades y dificultades del contexto actual, brindar a todxs lxs docentes nuestro reconocimiento por trabajar cotidianamente para llevar adelante la tarea de educar y sostener la educación pública.

Discusión y conclusiones Siempre se le demanda a la escuela pública que tiene que “cambiar” permanentemente para estar a la altura de los tiempos que le tocan e, inclusive, de los tiempos venideros y totalmente desconocidos. Y un buen día, la escuela y quienes enseñamos y quienes aprendemos en ella, tuvimos que cambiar, vertiginosamente. Está claro que es un cambio no deseado ni previsto. La llegada de la pandemia del Covid-19, y

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.