EL GOBIERNO DE LOS RESIGNADOS

Autor: Lucas Debandi

macriiiieste

En una nota publicada hoy por el diario Los Andes de Mendoza (Grupo Clarín) dan a conocer un sondeo de la consultora Reale-Della Torre que le da al gobierno de Macri un 60,43% de aprobación. Sin embargo, cuando se le pregunta a esos mismos encuestados por los ejes puntuales que se vienen desarrollando, la cosa cambia. Más del 50% desaprueba la capacidad del ejecutivo de “controlar la inflación”, “reactivar la economía y crear empleo”, “mejorar la vida de los más pobres”, “mejorar la educación y la salud” y “darle transparencia y mejorar los planes sociales”. Es decir, hay disconformidad con prácticamente todas las acciones del gobierno. Hasta en el ítem ultrasubjetivo de “unir a los argentinos” recibe un 51% de insatisfacción. Como si los votantes no confiaran en las políticas de Macri pero, resignados, aceptaran su conducción.

Si bien seguramente estos números están dibujados, se percibe que existe todavía una mayoría que apoya a este gobierno a pesar de haber tomado medidas para concentrar más la riqueza y empobrecer a los que menos tienen. Muchos de los más perjudicados, inclusive, siguen apoyando. ¿Qué hacemos, entonces, los que tenemos una idea opuesta de cómo proyectar la Argentina?

La fácil: Seguir despotricando contra el pueblo argentino que lo votó (últimamente se leen más críticas a la gente que lo votó que al gobierno mismo). Seguir pataleando contra el pueblo, en esa actitud tan lejos de la cultura peronista y tan cerca del progresismo blanco de fito paez, como si este pueblo que apoya a Macri no fuera el mismo que ha protagonizado lo mejor de la historia argentina. Seguir tratando de estúpida a la gente, desde un lugar de intelectual superior, desde la comodidad del sillón de la casa, con la satisfacción de no ser parte de la chusma.

La necesaria: asumir que las alternativas a este gobierno han fracasado todas, tanto que la gente sigue apoyando a pesar de percibir que no están cumpliendo con ninguno de los ejes que prometían (eso no lo pudieron ni dibujar). Asumir que la gente no se corrió a la derecha, sino que las propuestas de izquierda que existen no están a la altura de las circunstancias. Y solamente a partir de ahí construir un proyecto de país nuevo, con más realidad que romanticismo, con la responsabilidad de generar soluciones reales, con la humildad que hace falta para hablarle al conjunto del país, con el respeto que el argentino de a pie se merece cuando se lo interpela con propuestas. No hay muchas más salidas. O arremangarse, con los dientes apretados, sacrificando el ego, y construir la estrategia para combatir la plaga de la resignación; o resignarse, sumarse a la masa de los derrotados, y aceptar que la torta no se va a repartir nunca, y que los únicos que nos van a gobernar siempre van a ser esos empresarios de corbata.

Fuente: (http://www.losandes.com.ar/article/amplio-apoyo-a-macri-aunque-con-llamados-de-atencion)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>