El 24 de Marzo y los Acusados por la Resistencia Colectiva.

Autor: Prof. Victor SALTO

24 de marzoEl 24 de marzo ha pasado a ser en nuestra historia reciente el ícono identitario de una época ceñida por el terrorismo de Estado y el silenciamiento a toda expresión de protesta social (Ansaldi W. y V. Giordano; 2012). Los militares argentinos responsables de la más cruenta y represiva de las seis dictaduras cívico militares que marcan a fuego la sociedad argentina, creyeron que secuestrando, torturando y matando a sus opositores sistemática y clandestinamente evitarían las protestas, iniciándose a fórmulas y prácticas políticas novedosas.Clásica expresión de una teoría de los dos demonios con poco asidero en la identificación de la dinámica que moviliza los cambios sociales.

El tiempo del “Proceso”, tal como lo describe Hugo Quiroga (1994), nos demuestra que no solo hubo excesos masivos sino también intenciones sistemáticamente elaboradas y ejecutadas. ¿Qué quedó de la mentada “transformación económica” que no sucedió? (Los militares, además de la caída del PBI y de la tasa de inversión, estimularon fuertemente la reducción del salario real en un 37 % y la baja de la participación de los trabajadores en la riqueza del país de un 49% al 31%) (ASPIAZU, D. Y NOCHTEFF; 1994). ¿Podía ser provocada esa “transformación” a costa de la represión y la tortura? Ellos creyeron que sí.

Pero también se encuentran huellas de que a pesar de haber querido elaborar otra memoria no pudieron imponerla. ¿Que quedó de aquella imagen televisiva –entre otras- promovida por la agencia Télam de una Argentina retratada como un bife al que se van devorando a tarascones, rubricada con el eslogan: “Unámonos y no seremos bocado de la subversión”?¿Que quedó de aquel documento “Subversión en el ámbito educativo (Conozcamos a nuestro enemigo)” que se difundiera y propagara brevemente en 1977 dentro del sistema educativo, dirigido a los niveles preescolar, primario, secundario y terciario no universitario, a la par del accionar de la “Operación Claridad”?¿Que subsiste de aquel mentado consenso patriótico que “no fue” con la nefasta incursión en Malvinas (1982)?¿Y de aquel intencionado “golpe a los libros” prohibiendo escritos y autores de diferentes tintas?

Me animo a decir que estos interrogantes, a pesar del curso trágico en el que nos ubicaron, nos dejan algo éticamente mejor: la posibilidad de comprender y transmitir lo que no es justo y humano. Y por ende, lo necesario para ver a quienes están hoy en el banquillo de los acusados. Acusados ya no solo en nombre de sus víctimas directas, sino en nombre de una resistencia colectiva que sigue movilizada, como ayer, como hoy y a futuro. Batallando contra esa memoria que quisieron pero no pudieron imponer.

Lo que hacemos cada 24 de marzo es fortalecer una memoria, colectiva y de resistencia permanente. No solo porque permite “recordar” sino porque es fundamental para la constitución de otras identidades colectivas en los tiempos actuales.

Prof. Victor SALTO-. Neuquén Capital. Otoño de 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>