¿DÓNDE ESTÁ ?

1959498_735095366573558_2269899764770738515_web

¿DÓNDE ESTÁ ?

En toda la Argentina, hay apenas un par de monumentos en su honor y alguna callecita perdida que evoca su nombre, es que la historia oficial y la institucionalidad burguesa se esfuerza en negarlo, pero parece que con más fuerza reapareciera, día a día, y por todas partes. 

Está en la remera de un hijo adolescente y también en la de su padre cuarentón. En decenas de cancionespopulares que lo evocan. En una bandera, en una marcha estudiantil en Francia o en Angola, en una cancha de fútbol de la “B” metropolitana o en un moderno estadio londinense.

Sus principios, su proyecto político, su ética, sus ideales y su ejemplo, viven en cada cubano revolucionario y renacen día a día en Venezuela, Bolivia, Ecuador o Nicaragua.

Durante muchos años, con esa maldita y necrofílica costumbre nuestra de conmemorar la muerte, lo recordamos cada ocho de octubre, y sin embargo fue asesinado el día siguiente (el nueve de octubre del sesenta y siete). Es que hasta en eso supo vencer a la parca y lograr que desde sus admiradores hasta sus peores detractores recuerden, finalmente, más que su muerte, su último día de vida.

Un santito, o un Jesucristo moderno para los creyentes, un auténtico revolucionario socialista, para los que solo creemos en las mujeres y los hombres como constructores de nuestro propio destino.

No es fanatismo ni exageración, es un dato objetivo de la realidad, no hay en el mundo imagen de persona o biografía alguna, más identificable que la de él y la prueba irrefutable de lo dicho, es que todos sabemos de quién estamos hablando, sin haber pronunciado ni siquiera una vez su nombre.

Tan presente sigue estando en todos, que la enfermiza y absurda cabeza de los dictadores y reaccionarios del mundo lo sigue percibiendo como peligroso después de medio siglo de su muerte. Al punto de impedir el uso de remeras con su cara en los juegos olímpicos del 2012.

Es que, por más que el imperialismo o el arma de aquel enajenado soldado boliviano hayan querido quitarle la vida, está perfectamente vivo, en un ministerio de la Habana o en una callecita de la sierra cordobesa, nadie sabe con certeza donde, pero está, y seguirá estando.

De “Crónicas de ayer, hoy y mañana. Contramanual de Ciencias Sociales” (2012). Juan Menoni.

https://www.facebook.com/juan.menoni?fref=photo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.