Un mensaje tranquilizador desde el Sur

Autor: Seba Alegre
Ante la preocupación por parte

Noe Gaillardou https://www.facebook.com/noe.gaillardou

Noe Gaillardou
https://www.facebook.com/noe.gaillardou

de nuestros compatriotas que viven arriba del Río Colorado quiero transmitir un poco de tranquilidad y decir que no hay en el sur grupos “terroristas”. Vivo en una tierra -eso sí- signada por una rebeldía hermosa que es muy activa a la hora de pelear por sus derechos. Pero no hay “terroristas”. No hemos visto por aquí gente encapuchada, no hemos visto flamear banderas de la ETA; no hay en la región células activas de Al Qaeda ni de ISIS. Hoy estamos viviendo casi de la misma manera que el resto de los argentinos: mal y agobiados. Ojo: que no haya terroristas no implica que no haya violencia. Se nos ha querido -varias veces- imponer esa vocación silenciadora que tiene el terror, pero por parte del estado y sus fuerzas represivas. Solemos no tener más remedio que apretar los dientes ante la injusticia y murmurar nuestras puteadas entre dientes.

Continuar leyendo

Octubre Pilagá, un genocidio silenciado.

Autor: Por Luciana Mignoli (*)
Nora Cortiñas (86) y Solano Caballero (97)

Nora Cortiñas (86) y Solano Caballero (97)

“Tengo 97 años y no olvido. Yo no olvido esta causa. ¿Por qué? Porque ahí está la sangre, ahí están los huesos, ahí en la tierra”. Con voz pausada pero tajante, comenzó a exponer su experiencia Ni´daciye (Solano Caballero según el documento), sobreviviente de la Masacre de Rincón Bomba. El testimonio de Ni´daciye acaparó la atención de la charla debate titulada “Octubre Pilagá, un genocidio silenciado 1947-2016”, organizada en forma conjunta por la Asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, la Federación Pilagá, la APDH La Matanza, la Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena en Argentina y A Pulmón, en el marco de la semana de los Derechos Humanos. Continuar leyendo

TRES TRISTES INDIOS

Autor: Marcelo Valko.

Para el Estado existen tres tipos de indiostres.. El más atrayente de todos es el indio muerto. Es el espécimen por antonomasia que conservan celosamente los museos. Es el preferido de los académicos. Es un “tema” que da prestigio y a través del cual es relativamente posible conseguir subsidios para investigaciones. El indio de la repisa, se encuentra inmóvil, quieto, sin el menor atisbo de movimiento, es muy agradable de etiquetar. Permanece en el estante donde se lo rotula invariablemente en tiempo pasado: habitaban, creían, cazaban, comían. Son habitantes de una la vitrina, son la autentificación de una presencia. También es utilizado por los que sitúan la crueldad en el pasado. El problema quedó atrás y los únicos malvados son Roca & Cia. Continuar leyendo