Teresa Rodríguez y las puebladas de Cutral Có, 20 años después…

Autor: Mariano Pacheco

Teresa Rodríguez y las puebladas de Cutral Có, 20 años después “La irrupción de las puebladas fue una bocanada de aire fresco para la militancia popular que no se rendía”.

La década del 90 presentó una situación por demás adversaaaa1042383952516656_5899330822232729165_n para las apuestas de
transformación radical de la sociedad y puso sobre el tablero un inmenso desafío: enfrentarse tanto a un enemigo poderoso que había logrado imponerse a escala global, como al estigma del fracaso (y no sólo la derrota) de las políticas revolucionarias del siglo. Como ha destacado Perry Anderson, a mediados de los años noventa “reinaban en casi todos los países latinoamericanos versiones criollas del neoliberalismo norteamericano, instaladas o apoyadas por Washington: los gobiernos de Carlos S. Menem en Argentina, Alberto Fujimori en Perú, Fernando Enrique Cardoso en Brasil, Salinas de Gortari en México, Sánchez de Losada en Bolivia, etcétera”. En este contexto, aparentemente, “los movimientos sociales que quisieran legitimarse tendrían que asumir esa realidad, es decir, promover sus intereses particulares sin alterar el orden universal de la democracia liberal. En otras palabras, la revolución en el sentido de cambio social radical ligado a la lucha de las clases subalternas, era despojada del marco conceptual de la política entendida como el arte de lo posible”. De allí que la irrupción de los Movimientos de Trabajadores Desocupados y su consigna de Trabajo-Dignidad-Cambio Social vinieran a “patear el tablero” en nuestro país. Aunque no sólo en él. También en otros sitios de Nuestra América se desarrolló un conjunto de movimientos sociales más radicales. Como bien insiste Anderson, “allí se encuentran desde los zapatistas en México y los integrantes del Movimiento Sin Tierra (MST9 en Brasil, a los cocaleros y mineros de Bolivia, los piqueteros de Argentina, los huelguistas de Perú, el bloque indígena de Ecuador, y tantos otros. Esta constelación dota al frente de resistencia de un repertorio de tácticas y acciones, y de un potencial estratégico, superior a cualquier otra parte del mundo”.

Continuar leyendo

A diez años del fusilamiento público de Carlos Fuentealba.

Autor: Ariel Petruccelli

vientodelsurDSCN4522Hace exactamente diez años el profesor y militante de ATEN Carlos Fuentealba fue asesinado sobre la ruta nacional número 22, en Arroyito, por el cabo de la policía de la provincia de Neuquén José Darío Poblete en el marco de una represión ordenada por el entonces gobernador Jorge Omar Sobisch. El autor material del asesinato fue condenado por la justicia y actualmente se halla preso. El autor intelectual y responsable político del fusilamiento de Carlos ha eludido hasta ahora el castigo judicial. Se ha hecho acreedor, sin embargo, de una fuerte condena social, que eclipsó al menos por una década su carrera política. Que Sobisch permanezca en esta suerte de ostracismo político e, incluso, que finalmente sea juzgado y condenado por un asesinato cuya responsabilidad asumió ante las cámaras de televisión, es algo que dependerá de la capacidad de memoria y de movilización de la sociedad neuquina. Continuar leyendo

CAMPERA VIOLETA

Autor: Humberto Bas.

                  a C. F.

web02__8029807766928292087_o (1)Siempre odié que me llamaran paragua. Mejor dicho, a muy pocos le toleraba ese gentilicio. En un curepa tiene tufo xenofobia…, si no bien, a tilingada.
¡¿Sos paraguasho…?! ¡¡¡Ay…, decime algo en guaraní!!!
Mal me saltaba el morbo y las ganas de decir, ¿¡querés que me ponga en taparrabos y te hable como un papagayo!? La elección de papagayo no era accidental: aprovechar la rima bien valía la cursilería.
Pero hay o había algo más en ese odio a que me llamaran por el gentilicio. Está o estaba la dilución de lo específico de uno… ese laburo para “hacerse un nombre”, propio de los neuróticos con la autoestima frágil. Continuar leyendo

Palabras para Carlos Fuentealba.

MuralWEbDSC01631

Palabras para Carlos forma parte del libro “La chica de la valija” que recopila poemas, relatos, textos breves y dibujos de Cristina Nieto, una docente de filosofía fallecida hace pocos años. El trabajo de recolección del material, producido a lo largo de su vida y sobre temas diversos, fue realizado por su familia -sus hijos Patricio, Eugenio y Severino y su compañero, Marcelo Lafón, con la colaboración de la poeta Mirta Agostino-Palabras para Carlos Fuentealba son poemas oportunos y necesarios a 10 años del fusilamiento en Arroyito Neuquén por orden del gobernador de entonces, Jorge Sobisch. Continuar leyendo

10 años

Autor: GRISEL NICOLAU.

griselgrisel_Grise_gri17553605_10206447623629119_8066009683971942623_nTengo el office abierto, estoy haciendo mi último trabajo del primer año de la maestría en teatro.

Afuera llueve, despacito… por momentos es sólo una garúa.

Tengo las piernas cruzadas, el estómago hecho un puño, las mandíbulas apretadas. Respiro hondo. Se avecina una tormenta interior de gran magnitud.

Me mantuve reacia a participar de cualquier intervención artística sobre el tema, ante las numerosas invitaciones que me han llegado me sobreviene la mudez y la parálisis. Me encontraron de casualidad y una vez encontrada no pude negarme, hoy me llegaron estas fotos con las consigna de publicarlas.

Mientras tecleo se relaja mi mandíbula, solo un poco.

La memoria, selectiva, subjetiva, caprichosa va hacia atrás. 10 años para atrás.

Dos lágrimas independentistas asoman, voy a darle pelea a la tormenta. Continuar leyendo

El asesinato de Carlos Fuentealba, los diarios locales y la restitución de la normalidad perdida.

Autor: Cabrera, Fernando.

12939373_1008501039215220_617814543_nmarianoIntroducción

Estas palabras preliminares, que son, paradójicamente, las últimas en ser escritas, cargan la satisfacción de ver concluido este extenso trabajo final y pretenden acompañarlo de un comentario personal.

El trabajo es un análisis discursivo-enunciativo de un corpus periodístico de las tapas y las crónicas publicadas por los dos diarios regionales de Neuquén en los meses de marzo y abril de 2007, mientras sucedía uno de los conflictos sociales más importantes en la historia de la provincia. Un reclamo del gremio docente que tras la muerte del docente Carlos Fuentealba se Continuar leyendo

Las 8 mil verdades de Gómez Centurión

Autor: Seba Alegre

textodeseba-1003

La noticia de apenas unos días atrás: otro funcionario de la Era Macri busca “relativizar” el número de detenidos – desaparecidos durante la última dictadura cívico militar. (El adjetivo “última” es cada vez más insuficiente. Pronto habremos de usar el adjetivo “anterior”). Esta vez no fue un nene bien, pretencioso y engrupido, como Darío Lo Pérfido (así debería escribirse ese apellido). Fue Gómez Centurión: Director de Aduanas, “héroe” de Malvinas -esas mismas Malvinas cuya soberanía el Presidente no comprende- y líder o subordinado en el Levantamiento Carapintada. Apelando a la retórica impecable de los chistes de mal gusto que llevan la fórmula “ no es lo mismo dos metros de encaje negro…”, el funcionario de Cambiemos reflotó esa minimización torpe sostenida por genocidas: los desaparecidos no fueron treinta mil “no es lo mismo ocho mil verdades que veintidós mil mentiras”. Desde ya: condena a la estupidez criminal de Gómez Centurión . Desde ya, repudio a este gobierno infame que alberga criminales genocidas, encolumnados en un proyecto político económico casi igual que el de la anterior dictadura. Aún así, las declaraciones de Gómez Centurión no fueron lo único condenable y repudiable en la semana. Continuar leyendo

Las pugnas por la memoria.

Autor: Por María Sonderéguer

La autora de este texto traza un recorrido de las políticas impulsadas desde los primeros tiempos de la posdictadura. Con varios cambios de paradigmas en estos 40 años, los dos demonios parecen volver para proponer una suerte de equivalencia general de cualquier forma de violencia. Sobre este nuevo-viejo debate trata Memoria y derechos humanos. Continuidades, vigencia y presente del “Nunca más”, recién publicado por la Universidad de Quilmes.

maria40002

En los primeros tiempos de la posdictadura, la defensa de la vida, la ruptura con el pasado, la acción de la justicia y el ejercicio de la ley fueron los temas que atravesaron el horizonte simbólico del nuevo ciclo que se iniciaba. La demanda por la vida –que recuperaba el reclamo operado como punto de clivaje en la resistencia al terrorismo de Estado: “aparición con vida y juicio y castigo a los culpables”– fue resignificada por el nuevo gobierno constitucional que asumió en diciembre de 1984 en la consigna “somos la vida” y en un programa que colocaba en el centro de su promesa el respeto por la Constitución Nacional de la Argentina.

Continuar leyendo