La Invasión- 1969. Hugo Santiago.

Destacado

Ficha. Dirección: Hugo Santiago. Guión: Jorge Luis Borges y Hugo Santiago.

Actores: Olga Zubarry, Lautaro Murua, Juan Carlos Paz.

Casi diez años antes de filmar la película de Ciencia Ficción más deslumbrante de la historia del cine argentino, un joven Hugo Santiago, entonces alumno de la cátedra de literatura anglosajonas que Borges tenía a su cargo en la facultad de filosofía y letras, le mostraba, al igual que tantos,  unos tímidos poemas que el escritor aprobaba no sin interponer consejos y alusiones tan puntuales como acertadas. Una de las sugerencias, recuerda el director, fue el título de ese poemario, extraído de uno de los versos recitados. Ese es el título, dijo Borges, al escuchar “capital de mi canto”.

A 17 AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE SERGIO ÁVALOS: UNA LARGA LUCHA CONTRA EL PODER

Destacado

A 17 años de la desaparición forzada de Sergio Ávalos son evidentes dos cuestiones: la absoluta responsabilidad del Estado y la lucha inclaudicable de la familia contra la impunidad. Es el Estado, a través de sus fuerzas represivas y de seguridad, el único capaz de desaparecer a una persona. No existe desaparición forzada sin aquiescencia de los Poderes del Estado. Es la lucha inclaudicable de la familia, junto al movimiento estudiantil de la UNCo, organizaciones sociales, de DDHH, sindicales, la que ha permitido que el caso no quede en el olvido. Lo que ha empujado a que gran parte de la sociedad neuquina no sólo recuerde el caso, sino que siga acompañando el pedido de Verdad, Justicia y Aparición con Vida de Sergio.

La virtualidad y el pensamiento crítico

En “Impensados, entre lo virtual y lo presencial”, Beatriz Gentile -colega historiadora y decana de la Facultad de Humanidades de la UNCo- plantea un tema importante: ¿Qué hacer ante la virtualidad de la educación? El tema es candente porque en medio de una pandemia, la suspensión de las clases y el aislamiento social preventivo y obligatorio ha trastornado todos los procesos educativos. Coincidimos con Gentile plenamente cuando afirma que la inmediatez no se lleva bien con el pensar. Y también cuando sostiene que el pensamiento crítico consiste en dudar, pero sobre todo en dudar de las propias certezas. Ahora bien, de estas premisas Gentile extrae una conclusión que no se deduce de las mismas, y que, si la tomamos en serio, le concede al pensamiento crítico poco menos que el lugar de un adorno (la duda es la jactancia de los intelectuales, dijo una figura de triste memoria) o, en el mejor de los casos -como el mitológico búho de Minerva- le atribuye a lo sumo la posibilidad de una iluminación a posteriori, cuando las cosas ya han pasado. Gentile no lo dice, pero está implícito en su escrito y explícito en su práctica en tanto que Decana: los intelectuales dudan, y marchan necesariamente a ritmo cansino, sin el cual no es posible pensar bien; los funcionarios, en cambio, actúan. Y más bien rapidito. Ministros, directores, rectores y decanos dictaron normativas de urgencia. ¿Ejercieron el pensamiento crítico a la hora de hacerlo? ¿Ejercieron consultas democráticas? Pues bien parece que no demasiado. Por ejemplo, y en evidente contradicción, se aprobó el dictado de clases virtuales para cumplir como fuera con el calendario académico, pero no se habilitó la posibilidad de que los órganos de co-gobierno universitario sesionen también de manera virtual.

¿Estamos hablando de una revolución?

La cuarentena desnudó una realidad acuciante en nuestra provincia para quienes realizan trabajos culturales: no hay alternativas oficiales inmediatas preparadas para contener la contingencia frente a la imposibilidad de producir. Si desde el gobierno siempre se habló de una “revolución cultural” para definir a la actual gestión, ¿cómo quedan las fichas acomodadas en el tablero hoy?

Por Fernando Barraza

Se puede ver por todos lados: una potente catarata de reclamos cayó y cae en contra del Ministerio de las Culturas de la provincia en el último mes. Todos apuntan a denunciar la inactividad por parte de la cartera en épocas de restricciones sanitarias que están afectando duramente a lxs trabajadorxs culturales de toda la provincia.

Para ninguna gestión existe un manual para transitar sin sobresaltos grandes esta cuarentena devenida de la pandemia global, eso es cierto, pero también es cierto que, si lo que se articula es un Estado con vocación de presencia en la cobertura social, bien posicionado desde lo técnico sobre las bases de lo que fuera necesario atender, los cimbronazos debieran sentirse mucho menos. En este sentido, en algunos campos del ejecutivo provincial se han empezado a sentir los primeros tembladerales ya en abril de este año, a menos de un mes de haber comenzado la cuarentena, cuando una sola cosa era notable y cierta: iban a haber rubros que se verían completamente imposibilitados de producir y obtener renta de su trabajo.

Interculturalidad: una deuda pendiente en la agenda de las políticas educativas

Destacado

Como equipo intercultural del seminario de capacitación “Interculturalidad, Escuela y Derechos”, dependiente de la Escuela de Formación “Carlos Fuentealba” de ATEN (Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén), observamos con preocupación y expresamos públicamente nuestro repudio a lo publicado sobre el Pueblo Mapuce en el cuadernillo Seguimos educando, destinado a alumnxs de 1er grado de primaria y difundido por el Ministerio de Educación de la Nación.

LA EDUCACIÓN PÚBLICA y LOS PUEBLOS ORIGINARIOS

Destacado

Nano Balbo.

El parate que le significó a la sociedad «la cuarentena» obviamente afecto radicalmente la Escuela. Desde el gobierno rápidamente se intentó paliar el efecto de que los alumnos no concurrieran a las aulas por la medida sanitarista, y se propone mantener el vinculo pedagógico mediante plataformas digitales. El fantasma de la Educación a Distancia que proponía el neoliberalismo, como una manera de sustituir a los docentes por aparatos tecnológicos, apareció en la consigna que «distribuir lo mismo entre desiguales, es profundamente injusto» No todos los alumnos disponen de conectividad, computadoras o espacio en sus casas como para desarrollar procesos educativos. Los docentes, que si conocían la realidad de sus alumnos intentan subsanar estos errores con un altísimo costo de su tiempo libre y familiar ( los hijos de los docentes, también están en cuarentena) y realizando cursos acelerados para el manejo de las plataformas digitales, del manejo de las aulas virtuales, programas de radio, adaptación de las propuestas a la única «ferretería digital» que – no siempre – disponían sus alumnos: el celular.

15 Años Sin Florencia Pennacchi

Autor: Amigas y familiares de Florencia Pennacchi

 

Han pasado 15 años del día en que Florenciaflorenciaweb

Pennacchi fue secuestrada por las redes de trata de explotación sexual en CABA.

Desde entonces han pasado muchas e importantes cosas, y sin dudas el avance del feminismo en todos los ámbitos es un hecho trascendental y bisagra que ha sucedido en estos 15 años. Sigue leyendo

A 100 AÑOS DEL NACIMIENTO DE JOHN W. COOKE.

Autor: Mariano Pacheco

Cooke (el Bebe Cooke; el Gordo Cooke) 74673195_2706836669381640_6720266466840543232_n                                                                  murió hace 51 años, producto de un cáncer de pulmón. Hoy se conmemora un siglo desde su nacimiento y referirnos a él puede parecer una referencia a una pieza de museo, o más bien, a un personaje simpático de una serie de Nettflix (no faltará quien tal vez lo confunda con un personaje de “Paeky Blinders”). ¿Qué sentido político tiene entonces recordarlo hoy, cuando Sigue leyendo

El golpe en Bolivia y un retorno a los dos demonios.

Autor: Pablo Scatizza

Marcha en Repudio al Golpe de Estado en Bolivia.

Durante los ochentas dominó en la Argentina una teoría hoy ya bastante conocida con la cual mirar lo sucedido durante la última dictadura cívico militar y sus años previos; una teoría que ponía en un mismo plano a la violencia puesta en práctica por las organizaciones guerrilleras con la desplegada por el aparato estatal y paraestatal. Se la conoció como la “teoría de los dos demonios”, y si bien fue institucionalizada de alguna manera a través de los decretos 157 y 158 sancionados en 1983 por el recién asumido presidente Raúl Alfonsín -decretos que ordenaban llevar a juicio a siete jefes guerrilleros y a las tres primeras Juntas Militares de la dictadura, respectivamente- y luego cristalizada en el prólogo del Nunca Más al comenzar diciendo que “durante la década del 70 la Argentina fue convulsionada por un terror que provenía tanto desde la extrema derecha como de la extrema izquierda”, estuvo presente en vísperas del golpe militar de 1976. Formó parte, incluso, del discurso de orden enunciado por las Fuerzas Armadas al momento arrebatar el poder, justificando con la figura del enfrentamiento de los dos extremos una intervención que devolvería al Estado el monopolio de la violencia. Una teoría que en estos años quiso retornar de la mano del macrismo, a pesar de estar perimida. Sigue leyendo