Octubre Pilagá, un genocidio silenciado.

Autor: Por Luciana Mignoli (*)
Nora Cortiñas (86) y Solano Caballero (97)

Nora Cortiñas (86) y Solano Caballero (97)

“Tengo 97 años y no olvido. Yo no olvido esta causa. ¿Por qué? Porque ahí está la sangre, ahí están los huesos, ahí en la tierra”. Con voz pausada pero tajante, comenzó a exponer su experiencia Ni´daciye (Solano Caballero según el documento), sobreviviente de la Masacre de Rincón Bomba. El testimonio de Ni´daciye acaparó la atención de la charla debate titulada “Octubre Pilagá, un genocidio silenciado 1947-2016”, organizada en forma conjunta por la Asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, la Federación Pilagá, la APDH La Matanza, la Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena en Argentina y A Pulmón, en el marco de la semana de los Derechos Humanos. Continuar leyendo

Martillando el bronce

Autor: Marcelo Lafón

12038833_1621872774757370_175903033272827900_o

Así veían nuestros abuelos/as  el 25 de mayo en las escuelas: “El día 25, a pesar de la lluvia y el frío, el pueblo se reunió en la Plaza Mayor, hoy de Mayo, para imponer al Cabildo su voluntad con su presencia”. Así presentaba los sucesos de mayo de 1810, Mariano Errotaberrea, en el libro Lecciones de historia nacional, del año 1910.

Ochenta y dos años más tarde, así veían nuestros hijos/as el 25 de mayo en las escuelas:”Los criollos entendieron que estando destronado el rey de España, el virrey había perdido su autoridad y que el pueblo, sede de la soberanía, podía darse su propio gobierno” del manual Estrada de 1992.

Y aunque en los últimos años hemos asistido a una profusión de nuevos y coloridos libros de texto y manuales, parece ser que en lo referido a la historia argentina en general, y a los sucesos de mayo de 1810 en particular, nada ha cambiado; así se desprende de la convocatoria realizada en el año 2005 por la Secretaria de Cultura de la Nación a alumnos/as de escuelas de todo el país para que opinaran sobre el 25 de mayo y cuyas respuestas pueden sintetizarse así: “La patria fue creada, armónicamente, sin conflictos sociales, gracias a los próceres, quienes fueron acompañados por el pueblo; por ello, tanto la patria como los próceres merecen nuestro homenaje”. Continuar leyendo

El mundo del trabajo en el contexto de la Guerra del Paraguay

Autor: Rolando Bel.
Fotografía: Eva Alvarez

Fotografía: Eva Alvarez

Introducción

La Guerra del Paraguay (1864-1870) fue uno de los eventos más trágicos y de los más determinantes en el proceso de conformación de los estados nacionales en la Cuenca del Plata. En este trabajo, desde una perspectiva de historia social, se trata de indagar cuál fue la situación de las clases trabajadoras residentes en el Paraguay antes y durante el conflicto.

En un contexto donde se comenzaban a dar disputas territoriales entre los Estados latinoamericanos, los cuales tenían como característica haber obtenido la independencia y estar atravesando los procesos mismos de formación de los Estados nacionales, se presenta como un claro ejemplo de ello la Guerra del Paraguay o Guerra Guazú, también conocida como la “Guerra de la Triple Alianza”, dada entre 1864 y 1870.

El sistema socioeconómico y político paraguayo de la post-independencia  evidenciaba características sui generis en el contexto latinoamericano, situación singular que ha generado varias investigaciones. Empero, en general las mismas focalizan las miradas hacia los regímenes políticos y la dinámica macroeconómica. Sin embargo, todavía han merecido escaso análisis las condiciones de vida de las clases pupulares, con la excepción de algunos textos específicos de Milda Rivarola y de trabajos de Bárbara Potthast. Para esta ponencia se utilizarán fuentes secundarias, de textos históricos que analizan los procesos políticos y sociales del período.

Pretendo orientar el análisis a partir de las siguientes preguntas: ¿Cómo era el mundo del trabajo paraguayo anterior a la guerra?, ¿Las comunidades campesinas habían desarrollado un modelo agrícola alternativo? ¿Qué sucedió con el mundo del trabajo durante el conflicto?, ¿Cómo se vieron transformadas las relaciones sociales en la inmediata posguerra? Continuar leyendo

Che.

Autor: claudia korol

581609_727374690611152_68763626_n

Soy el Che Guevara, dicen que dijo aquel Ernesto cuando lo encontraron herido en la Quebrada de Yuro.
Soy el Che Guevara, dicen que dijo como diciendo… sigo siendo quien soy, así dolido, así capturado, así pronto a morir para seguir viviendo.
Soy el Che Guevara dijo, y miró a la cara a sus verdugos… En sus caras vio los rostros de los conquistadores, de los saqueadores, de los mandaderos del poder, de todos los poderes. Continuar leyendo

La Corporación*

Autor: Darío Aranda

monsanto

 

Monsanto es la multinacional de semillas y agroquímicos más poderosa del mundo. Cuenta con apoyo político y rentabilidad millonaria, y su modelo implica corrimiento de la frontera agropecuaria, desalojos rurales, desmontes y masivo uso de agroquímicos. Su desembarco en Córdoba de la mano de la Presidenta y del Gobernador, maíz para agrocombustibles, la nueva ley de semillas y la profundización del modelo. Continuar leyendo

Europa y la puta de Babilonia: aleccionadora actualidad de una historia bíblica.

Autor: Atilio A. Boron

La puta de Babilonia cabalgando sobre la bestia de siete cabezas – (grabado ruso del siglo XIX).

     La detención y, en los hechos, el secuestro sufrido por Evo Morales durante 14 horas en Viena en su accidentado viaje de regreso desde Moscú demuestra claramente que los gobiernos europeos, y las clases dominantes a las cuales estos representan y en cuyos intereses actúan, son simples sirvientes del imperio. Toda su hueca fraseología sobre democracia, derechos humanos y libertades se derrumba como un castillo de naipes ante la contundencia de la prohibición que le impedía al presidente boliviano sobrevolar el espacio aéreo de algunos países europeos. Por supuesto, nada de esto debiera sorprendernos porque si de algo han dado prueba los sucesivos gobiernos de Europa desde finales de la Segunda Guerra Mundial ha sido su irresistible vocación por arrodillarse ante el nuevo amo imperial y satisfacer sus menores deseos, aún a costa de su dignidad y su vergüenza.  Continuar leyendo