A 38 años de la «NOCHE DEL APAGÓN»

ledesma

 

Días pasados se realizó una multitudinaria marcha con el reclamo de que se concrete el juicio oral a Carlos P. Blaquier, dueño del Ingenio Ledesma, y a su vez denunciaron que las dos causas en las que están procesados Blaquier y su ex administrador Alberto Lemos se han visto expuestas a dilaciones que postergan el inicio de las audiencias.
El empresario Carlos P. Blaquier titular del directorio del Ingenio Ledesma y el ex administrador Alberto Lemos están procesados por sus “supuestas” responsabilidades en la desaparición del Intendente de Libertador General San Martín, en la Provincia de Jujuy, Luis Ramón Arédez y por los sucesos conocidos como “la noche del apagón” que ocurrieron durante varias jornadas entre el 20 y el 27 de julio de 1976, que en realidad fueron varios apagones generalizados cuyo objetivo fue el secuestro de alrededor de 400 personas, en estos hechos la empresa estuvo involucrada directamente en los “operativos”. Está comprobado además las “tareas de inteligencia” que la empresa realizaba sobre sus trabajadores y particularmente hacia los dirigentes sindicales, sus amigos y familiares.
Este, como tantos otros hechos se dieron en el marco del proceso social genocida (74/82), que significó la matanza de lo más moral y combativo de la sociedad Argentina, proceso que se inició antes del 24/3/76, cuando la determinación genocida de la “clase dominante” se puso en marcha.
Lo concreto es que se ha exterminado a una parte significativa de una Fuerza Social en construcción que se atrevió, embrionariamente, a cuestionar el poder y a pensar la posibilidad de construir un orden social más justo e igualitario, en base a relaciones sociales de reciprocidad y solidaridad y desobedeciendo y confrontando a lo más inmoral, inhumano e injusto de ese orden social aún vigente. Y que quede claro, el exterminio es sólo un medio para reorganizar las relaciones sociales de otro modo, se mata para que los vivos sean otros y se “relacionen de otro modo”.
Hoy Olga Arédez, la compañera de Luis Ramón Arédez, ya no está entre nosotros, pero aquellos que tuvimos el “privilegio” de conocerla aprendimos de su claridad, su generosidad y su templanza, por eso, en gran parte este proceso, se lo debemos a esa mujer que aún en momentos de extrema soledad luchó incansablemente para que se conozca la verdad y no se olvide lo sucedido.
Olga Arédez, por tu ejemplo y tu incansable lucha……y porque nunca, pero nunca, confundiste al enemigo, como lamentablemente, hoy, sucede con otras Madres…..
A los 30.000 compañeros, presentes y hasta la victoria siempre.

MIRADA MARXISTA
25.07.14

https://www.facebook.com/mirada.marxista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.