A 17 AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE SERGIO ÁVALOS: UNA LARGA LUCHA CONTRA EL PODER

Otra testimonial da cuenta de que personal de seguridad del lugar habría golpeado salvajemente a una persona en el baño, el mismo día y aproximadamente a la misma hora en que Sergio Ávalos fue visto por última vez.

A su vez, también existe una declaración testimonial de una persona que expresa que se encontró con alguien que habría visto a Ávalos muy lastimado y cautivo por personas pertenecientes a la fuerza. No obstante, el testigo directo fue imputado por el hecho al ser contactado.

A la vez, un empleado del local bailable habría sido enviado a limpiar restos de sangre en la oficina de seguridad.

Por otra parte, se tomó conocimiento de la existencia de una llamada efectuada desde la ciudad de Necochea al Hospital Regional de la ciudad de Neuquén que habría dado cuenta de que Ávalos habría sido golpeado por personal de seguridad del local bailable y subido a un vehículo. Los funcionarios del poder judicial, al ir a buscar el libro de guardia a la Comisaría 1° de Nqn, advirtieron que a éste le faltaban varias fojas, entre ellas aquella en la que se asentó tal comunicación.

Sin embargo, pese a todas estas evidencias, diez años después la investigación dirigida por la fiscal seguía caratulada como «averiguación de paradero».

“Cabe destacar que la investigación en fuero provincial fue llevada adelante por la misma fuerza policial provincial que actuaba como responsable de seguridad en el local bailable del que desapareció Ávalos. En el expediente no obraban los antecedentes de los agentes estatales ni del personal de seguridad, ni sus legajos. Las declaraciones de éstos fueron tomadas por la policía provincial, es decir, por sus pares. Por otra parte, la hipótesis desarrollada como línea de investigación se centró en determinar supuestas responsabilidades en el entorno de la víctima y, en cambio, omitió ahondar en la participación de la policía provincial y/ o del ejército. Asimismo, se han detectado serias irregularidades de procedimiento en el sub examine como, por ejemplo, la evidente falta de foliaturas, anexos y fojas.”, expresaba la Procuradora General de la Nación a fines del 2014, avalada por unanimidad por la Suprema Corte de Justicia.

Si la causa no pasaba a fuero federal y no se reconocía la desaparición forzada de Sergio, la causa hubiera prescripto. La familia, estudiantes de la UNCo y organizaciones sociales fueron los únicos que lucharon por este cambio de carátula.

Meses atrás, los abogados de la causa de Daniel Solano aceptaron representar a la familia en la querella de la causa que se encuentra en fuero federal. Más de cuarenta testimoniales y otras diligencias han permitido que en tiempos cercanos se pueda iniciar imputaciones a los autores materiales e ideológicos. Sin embargo, no podemos dejar de decir que desde fines del 2014 la causa en fuero federal sólo fue empujada por la familia –querella- ya que quien era el fiscal federal –Darquier- no llevó medida de investigación alguna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *