5 años.

“Si comprender es imposible, conocer es necesario, porque lo sucedido puede volver a suceder, las conciencias pueden ser seducidas y obnubiladas de nuevo: las nuestras también” (Primo Levi )

Otro año más y van cinco. Otro 4 de abril, fecha clave en la historia de este “enclave autoritario” llamado Neuquén, y también para cada uno de nosotros y nosotras. Otro año más, de una muerte que llegó muy pronto y de manera innecesaria. Otro año más del asesinato, que como todo asesinato, ha sido injusto e innecesario. Parece irreal pero ocurrió. Me sigo preguntado, nos preguntamos una, dos, tres, mil veces, ¿Por qué?, una y otra vez, ¿Por qué? E insisto tozudamente; ¡Que su nombre entonces no se borre de la historia de los plebeyos “de a pie”! No dejaremos que ello ocurra.

Y otra vez, la imagen de Carlos Fuentealba presente y el 4 de abril de 2007 como tema en los medios de comunicación regional y nacional. Pero, si de imágenes se trata, en lo personal, me gusta ésta, la que lo retrata en la cocina del colegio del CPEM Nº 69 del Barrio Cuenca XV, con su rostro trigueño, barba de varios días, y una expresión fresca y de sorpresa. ¡Esta vez vamos por ustedes!, les dijo a los compañeros auxiliares que se encontraban en la cocina del colegio en ese momento. ¡Esta vez vamos por ustedes! significaba lograr que el Estado provincial dejara  de contratar en “negro” a trabajadores y trabajadoras de la educación auxiliares de servicio.

Así me gusta traerlo y rescatarlo de la memoria. Y la muerte, hay que decirlo duele, pero el asesinato de Carlos, duele mucho más. Esta última y otras tantas razones más motivan este texto, sabiendo que a medida que el tiempo pone distancia de aquella jornada, se hace imprescindible trabajar la memoria como propuesta reflexiva y colectiva en las instituciones educativas. Memoria como contenido y práctica social que reclama un valor ético desde las instituciones escolares, no importa el nivel. Ejercer junto con el alumnado la indagación e investigación en su condición de sujetos políticos, en su condición de ciudadanos, es la gran tarea pedagógica.

Este abril de 2012, no tan distinto a los anteriores se hace presente sin Justicia, con memoria en las calles, y en todos los espacios públicos que se puedan. Es decir, existe una cita ineludible y necesaria entre aquel 2007 y este 2012: trabajar la memoria, con compromiso, protagonismo y acción. Porque de lo que no tenemos dudas es que sigue habiendo amnesia, cinismo en algunos sectores de la sociedad neuquina escondida en discursos falaces así como dañinos. También existen jóvenes y adultos dispuestos a confrontar con quienes se niegan a reconocer los hechos, construyendo espacios de memoria fruto de luchas recientes y búsqueda de verdades. Ellos son los legítimos dueños de la memoria que denuncia, que reconstruyen la historia de lo que ocurrió y la socializan.

Por que fue una mañana de miércoles, cuando el “terror” ejercido desde el Estado provincial arremetió en Arroyito contra centenares de docentes, maestros y maestras, militantes sociales; éramos “Nosotros”. Mañana del 4 de abril en que las siluetas del horror, terror y la muerte se dibujaron ante nuestros ojos, como en el 97 en Cutral-Có cuando la misma policía provincial asesinaba a Teresa Rodríguez. Día de represión y criminalización de la protesta social. Día de exacerbada violencia estatal; otra vez humillados, estropeados, ninguneados. Apaleados y gaseados por reclamar y protestar en víspera de una “santa semana” donde la casa por aquí “no estaba en orden”. No había razón para que esto ocurriera. Estábamos de huelga, de paro, lucha legítima y propia de una clase trabajadora que grita y no calla; que desespera y no espera. Estábamos donde debíamos estar, en la ruta nacional 22, reclamando y exigiendo aumento salarial. Distribución de la riqueza en este “enclave autoritario” de renta petrolera. Decíamos entonces públicamente que el Estado provincial era el principal empleador en “negro”; defendíamos como siempre la educación pública y denunciábamos el abandono de las escuelas, problemática siempre vigente. ¡Siempre vigente!

Este relato está sujeto a la mirada parcial de quien escribe, y asumo el riesgo. Por eso digo, tremenda represión, tremendo costo, tremendo castigo a la protesta social dirigida y planificada por el gobernador de entonces Jorge Sobisch y ejecutada por la policía provincial con la complicidad de la corporación política y grupos económicos empresarios. Absurdo crimen el de Carlos Fuentealba.

Hoy sigue habiendo dolor, indignación, enojo y bronca porque aún creemos que la sociedad neuquina tiene que reflexionar sobre lo ocurrido a los efectos de terminar de una vez por todas con la ominosa costumbre del Estado de asesinar, de generar exclusión social en amplios sectores de la sociedad que viven hacinados, marginados y olvidados, tal y como ocurre en el Barrio Cuenca XV, donde está ubicado el CPEM Nº 69 “Compañero Carlos Fuentealba”. La Memoria, se materializa en forma de denuncia y exige: ¡Juicio y Castigo! a los responsables materiales e ideológicos del asesinato de nuestro compañero. Memoria que nos empuja a enfrentar esos bolsones de intolerancia y autoritarismo cotidianos e injustos. Además, continuamos exigiendo al poder judicial más celeridad en su trabajo. ¡Más juicios y testimonios! ¡Más condena! Basta de complicidades corporativas. Basta de Impunidad. Porque no aceptaremos otra cosa que no sea que los responsables políticos e ideológicos sean juzgados y condenados.

Mientras tanto, ¡No callemos! Tenemos derecho a todo en esta lucha por Justicia y en contra de la Impunidad, lejos de las intrigas y las chicanas sin sentido. Para finalizar, es oportuno citar a Primo Levi quien remarca que, “Si comprender es imposible, conocer es necesario, porque lo sucedido puede volver a suceder, las conciencias pueden ser seducidas y obnubiladas de nuevo: las nuestras también” Siempre hay que conocer, y tomar conciencia, y no hacerse los distraídos. Decir en voz alta, con la palabra y la denuncia, para que todos escuchen. Decir, decir, decir y seguir reclamando Justicia y Castigo, y en ese sentido no se admiten relativismos. No nos queda otra y el desafío sigue planteado. Nos veremos todos el 8 de mayo entonces.

enlaces:

http://cocapre.blogspot.com.ar/2012/05/1-de-mayo-carlos.

http://www.aten.org.ar/prensa/155-audiencia-publica-y-paro.html

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.