Repensando la Historia: «El éxodo galés a la Patagonia», de Federico Mare

Destacado

Por Horacio Ricardo Silva

Tras el éxito de ventas de la primera edición de esta obra, publicada el año pasado y agotada en pocos meses, la EDIUNC (la editorial de la Universidad Nacional de Cuyo) acaba de sacar en Mendoza una segunda impresión del libro, el cual llegará esta semana a los anaqueles de las librerías, y que puede ser adquirido en la tienda on-line que posee la editorial en su página, o también por Mercado Libre.

La presentación de la obra se hará de manera virtual en el sitio oficial de la UNCuyo, el viernes 26 de junio a las 17 horas; el público podrá asistir desde sus hogares, siguiendo la transmisión en vivo desde el enlace https://www.facebook.com/UNCuyo

A 17 AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE SERGIO ÁVALOS: UNA LARGA LUCHA CONTRA EL PODER

Destacado

A 17 años de la desaparición forzada de Sergio Ávalos son evidentes dos cuestiones: la absoluta responsabilidad del Estado y la lucha inclaudicable de la familia contra la impunidad. Es el Estado, a través de sus fuerzas represivas y de seguridad, el único capaz de desaparecer a una persona. No existe desaparición forzada sin aquiescencia de los Poderes del Estado. Es la lucha inclaudicable de la familia, junto al movimiento estudiantil de la UNCo, organizaciones sociales, de DDHH, sindicales, la que ha permitido que el caso no quede en el olvido. Lo que ha empujado a que gran parte de la sociedad neuquina no sólo recuerde el caso, sino que siga acompañando el pedido de Verdad, Justicia y Aparición con Vida de Sergio.

La virtualidad y el pensamiento crítico

En “Impensados, entre lo virtual y lo presencial”, Beatriz Gentile -colega historiadora y decana de la Facultad de Humanidades de la UNCo- plantea un tema importante: ¿Qué hacer ante la virtualidad de la educación? El tema es candente porque en medio de una pandemia, la suspensión de las clases y el aislamiento social preventivo y obligatorio ha trastornado todos los procesos educativos. Coincidimos con Gentile plenamente cuando afirma que la inmediatez no se lleva bien con el pensar. Y también cuando sostiene que el pensamiento crítico consiste en dudar, pero sobre todo en dudar de las propias certezas. Ahora bien, de estas premisas Gentile extrae una conclusión que no se deduce de las mismas, y que, si la tomamos en serio, le concede al pensamiento crítico poco menos que el lugar de un adorno (la duda es la jactancia de los intelectuales, dijo una figura de triste memoria) o, en el mejor de los casos -como el mitológico búho de Minerva- le atribuye a lo sumo la posibilidad de una iluminación a posteriori, cuando las cosas ya han pasado. Gentile no lo dice, pero está implícito en su escrito y explícito en su práctica en tanto que Decana: los intelectuales dudan, y marchan necesariamente a ritmo cansino, sin el cual no es posible pensar bien; los funcionarios, en cambio, actúan. Y más bien rapidito. Ministros, directores, rectores y decanos dictaron normativas de urgencia. ¿Ejercieron el pensamiento crítico a la hora de hacerlo? ¿Ejercieron consultas democráticas? Pues bien parece que no demasiado. Por ejemplo, y en evidente contradicción, se aprobó el dictado de clases virtuales para cumplir como fuera con el calendario académico, pero no se habilitó la posibilidad de que los órganos de co-gobierno universitario sesionen también de manera virtual.