Córdoba, el “Cordobazo” y una pequeña addenda.

Autor: Ariel Petruccelli
1200px-Cordobazo (1)
En los años sesenta y setenta se decía de Córdoba que era el termómetro del país. Allí sucedía, en general con alguna antelación, lo que luego se generalizaba por toda la geografía del Estado pretendidamente nacional. En tiempos revueltos, Córdoba era el epicentro de los revoltosos.
La Argentina no fue ajena al “clima de época” de los entusiastas años sesentas. Aquí también los estudiantes comenzaron a ver en el capitalismo la fuente de los males, en el obrero un aliado, y en el socialismo un horizonte posible, casi al alcance de la mano. Las expectativas revolucionarias que se habían despertado en América Latina luego del triunfo de Fidel Castro y el Che Guevara en Cuba, dieron origen a una plétora de organizaciones políticas o político-militares izquierdistas. La clase trabajadora argentina, sin embargo, permanecía bajo el férreo control de los burocráticos sindicatos peronistas y sus corruptas cúpulas sindicales. Pero incluso en este terreno comenzaron a percibirse señales de cambio. El sindicalismo peronista disidente, junto a la izquierda y los independientes, darían lugar a la CGT de los Argentinos, liderada por Raimundo Ongaro y dentro de la cual se destacaba un joven dirigente de Luz y Fuerza de Córdoba: Agustín Tosco.

Continuar leyendo